Consejos para transportistas archivos - SEAS 24 horas

Habitos_de_vida_saludables.jpg

En seas 24 horas tratamos con transportistas a diario para prestarles asistencia en carretera y sabemos que su profesión les provoca algunos problemas de salud, en especial a aquellos que hacen rutas largas.

Eso supone pasarse muchas horas sentado sin hacer ejercicio, un mal hábito que a larga se nota y que se traduce en dolores de espalda, problemas en el cuello e incluso enfermedades más graves como las coronarias.

1. Hay que hacer algo de ejercicio todos los días

Los transportistas deberían hacer algo de ejercicio todos los días. Aquellos que hacen repartos no paran de subir y de bajar de sus vehículos, van a las casas, a los pisos, pero los camioneros de larga distancia no tienen la oportunidad de moverse tanto.

El mantenimiento para los camiones, esos momentos en los que antes de salir se revisa todo el exterior del vehículo es una buena oportunidad para dedicar un rato a moverse, pues hay que agacharse para comprobar las ruedas, el remolque, dar unas vueltas alrededor del camión, etc.

Además, se pueden llevar unas de esas gomas que se usan para hacer ejercicio, con las cuales podemos hacer entrenamiento de fuerza e incluso estiramientos en los momentos de descanso, atando las gomas a cualquier parte del camión para que el ejercicio sea más intenso.

2. La comida casera es nuestra aliada

Comer fuera de casa es la norma para los profesionales del volante, pero eso no quiere decir que tengan que hacerlo de manera poco saludable.

Casi todos los camiones grandes llevan neveras que permiten almacenar algunos recipientes con comida casera que podemos calentar en un microondas en la propia cabina del camión cuando sea posible.

Esta comida hecha en casa siempre es preferible a la de los restaurantes, pues sabemos cómo se ha cocinado y qué ingredientes lleva.

Es cierto que si la ruta es larga no vamos a poder llevar comida casera, pero podemos comprar latas de legumbres que son muy sanas y que solo hay que calentar en la cabina, e incluso venden unos recipientes que cocinan arroz blanco.

No siempre nos apetece comer solos en la cabina y otras veces no nos habrá dado tiempo ni a llevar la comida de casa ni a cocinar, por lo que habrá que ir a los restaurantes, lo cual también es bueno para interactuar con los compañeros.

Acudir al restaurante no es excusa para no comer bien, pues en todos los menús hay ensaladas y platos más saludables que otros, pudiendo elegir unas lentejas con verduras en lugar del plato que lleva chorizo y patatas fritas.

3. Hay que beber agua

Hidratarse es muy importante y hay que beber agua aunque no tengamos sed, en especial cuando las temperaturas son elevadas.

La deshidratación puede llegar cuando menos lo esperamos y los síntomas no son compatibles con la conducción, de manera que hay que evitarla a toda costa.

Debemos remarcar que hay que beber agua, pues muchas veces en la cabina llevamos todo tipo de bebidas que son poco saludables, como las energéticas, los refrescos con gas o algunos tipos de zumos con azúcar añadido.

Una buena idea es comprar paquetes de agua tanto de botellas grandes como de botellas pequeñas para llevarlas siempre en el camión, pudiendo tener siempre agua disponible sin importar dónde paramos, pues a veces hay que pasar la noche en sitios en medio de la nada.

4. El tabaco es nuestro enemigo

El tabaco es perjudicial para todo el mundo, pero en el caso de los transportistas lo es aún más, al ser una profesión en el que se pasan muchas horas solos y en la que el “aburrimiento” nos hace encender un cigarro tras otro.

Dejando a un lado la salud, que es lo que más importa, el tabaco también puede afectar a la conducción distrayéndonos si fumamos en ruta y evitando que llevemos las dos manos en el volante, por no hablar de que no se puede respirar bien en una cabina llena de humo.

5. No hay que beber alcohol

Ya damos por supuesto que ningún transportista profesional bebe cuando conduce, pero sí que pueden hacerlo una vez que ha terminado su jornada laboral.

El alcohol nunca es bueno, pero en el caso de los conductores es doblemente perjudicial, pues el trabajo no es de los que requieren mucha energía, salvo casos puntuales.

Las bebidas con alcohol tienen mucha azúcar, lo que combinado con la inactividad producirán un aumento de peso a medio plazo que no conviene nada a los chóferes.

Lo mejor es evitarlo por completo y decantarse por el agua o por las bebidas sin alcohol como las cervezas con 0 alcohol si nos gusta beber de vez en cuando.

Trabajar como transportistas tiene una serie de inconvenientes para nuestra salud que se derivan de la inactividad, de pasar muchas horas sentados. Por eso, es imprescindible incorporar hábitos de vida saludables a nuestra rutina, evitando así problemas típicos como los de espalda, la obesidad o incluso los del corazón.


Abrir chat