inflacion.jpg

Inflación del precio de los productos por escasez de material

diciembre 13, 2021 0Asistencia en carreteraConsejos para transportistasNoticias

Cuesta enfrentarse a los periódicos o a las noticias en radio, televisión e Internet estos días. A la problemática causada por la covid-19, los cierres, las limitaciones, etc. se unen otros asuntos de significativa gravedad. Uno de los más importantes en las últimas semanas está relacionado con la escasez de material.

Todo el mundo ha oído que el planeta se enfrenta a una situación de escasez de materiales inédita. Desde alimentos hasta elementos para la construcción, pasando por otras cosas como neumáticos, piezas de recambio de automóviles, etc.

¿A qué se debe esta escasez de material? Y, sobre todo, ¿qué consecuencias tiene para el día a día? Conocer el asunto en profundidad es complejo y no resulta sencillo obtener una visión panorámica de todo el escenario, pero sí hay algunas pistas que pueden ayudar a comprender un poco lo que está pasando.

La llamada crisis de suministros está siendo, según los expertos, tan grave como la famosa gran depresión americana de 1929. No hay materias primas para la construcción o las fábricas, los pedidos de las empresas y de los proveedores tardan semanas en llegar a su destino, y esto está teniendo consecuencias fatales para toda la industria.

La inflación: el gran problema

Más allá del problema de que sin materiales no se puede trabajar, hay una situación que es todavía más compleja: ante la escasez de materiales, la demanda aumenta y, con ella, los precios.

La actual crisis de escasez de material está desembocando en una inflación sin precedentes de los precios de materiales como el caucho, el cemento, la madera y otro gran número de materiales como el acero, el hierro o el cristal.

No saber cuándo van a llegar los elementos y en qué cantidad hace, además, que esta inflación esté completamente descontrolada: no se puede saber si el precio aumentará un 20 % respecto a lo habitual o si, por el contrario, el comprador de las materias primas tendrá que asumir un sobrecoste del 250%, como ha llegado a pasar con la madera o el caucho con el que se fabrican los neumáticos.

 

Soluciones al gran problema de la falta de materiales

Para personas poco relacionadas con el mundo empresarial y de las fábricas y la producción en serie, la falta de materiales puede no tener relación directa con el día a día. Sin embargo, este es un pensamiento completamente equivocado: si no se pueden fabricar neumáticos no solo se venderá más caros, sino que incluso habrá gente que necesite ruedas de repuesto y no pueda hacerse con ellas en un largo tiempo.

La cadena de necesidades irá así creciendo como una bola de nieve: al no tener ruedas de repuesto, ante pinchazos o cuando reviente una rueda, no se podrá solucionar de inmediato.

Afortunadamente, en estos casos siempre se podrá utilizar el servicio de asistencia en carretera para poder llevar el coche a reparar en cuanto sea posible, pero se estará asumiendo un sobrecoste poco apto para los bolsillos de la mayoría de los ciudadanos.

 

Los combustibles: otro gran problema

Continuando en el sector de los transportes, otra pista de la gran inflación que se está viviendo por la escasez de recursos y la inminente grave crisis que se va a vivir está en las Estaciones de Servicio.

 

Solo basta mirar el panel de precios de los combustibles para darse cuenta de que algo no marcha bien: los costes de llenar el depósito se han multiplicado con amplios márgenes en los últimos meses.

Desde agosto del 2021, el coste de llenar el depósito solo ha ido en ascenso, con un par de periodos valle apenas perceptibles y una pequeña bajada en la última semana de noviembre.

Esto afecta de una manera directa tanto a las economías familiares como al apartado de gastos de las grandes empresas, que deben ahora invertir más en sus vehículos corporativos o camiones y furgonetas de transporte de materiales.

 

Imaginemos como puede esto afectar al desarrollo de la incipiente industria del “coche eléctrico” cuando la experiencia nos dice que la popularización de los nuevos medios incrementa los precios al aumentar la cantidad demandada.

 

Se nos ocurra una pregunta ¿Será la segunda vida de la denostada producción de electricidad nuclear la necesaria vuelta al “status quo” de los precios de los carburantes?

No es un problema transitorio

Las altas esferas económicas del planeta, tras un estudio pormenorizado de la situación, han considerado que la inflación actual no es un problema relativamente temporal. Para los economistas, la actual inflación no va a reducirse de manera rápida en unos meses, sino que su descenso será progresivo y apenas supondrá un alivio para las familias a medio plazo.

Esto supone nuevos retos para empresas y población, que deberán aprender a convivir con esta subida de precios y la evidente escasez de materiales de todo tipo que amenaza con afectar a todas las facetas y escenarios del día a día.

 

Sin duda, nos encontramos ante una situación inédita que demuestra la fragilidad del sistema socioeconómico en el que vivimos y que invita a buscar soluciones imaginativas, además de a dedicar parte de los ingresos tanto empresariales como personales al ahorro para poder afrontar pagos inesperados que puedan surgir en momentos inesperados.


Abrir chat