semi-truck-transport-2021-08-26-23-04-40-utc-1200x800.jpg

¿Qué debemos controlar al conducir en verano?

junio 30, 2022 0Consejos para transportistas

Nos adentramos en verano y con ello en una época en la que se deben de tomar más precauciones que en otras. Y es que se trata de una estación en la que alcanzan temperaturas muy altas, las cuales pueden pasar factura tanto a nuestro vehículo como a los que lo conducimos.

Por ello vamos a abordar una serie de puntos que pueden ser claves para conducir de una manera segura y adecuada.

Aire acondicionado

A medida que aumenta la temperatura, el sistema de aire acondicionado tiene que trabajar más para mantener el vehículo fresco. Debes comprobar el rendimiento del aire antes de conducir, ya que la falta de aire acondicionado en un caluroso día de verano afecta a todos, sobre todo al conductor, que le puede producir un efecto de somnolencia que puede hacer muy complicado el trayecto.

Correas y mangueras

Las altas temperaturas del verano aceleran la tasa de desgaste de las bandas de goma y las mangueras. Mira debajo del capó y revisa todas las correas y mangueras para asegurarte de que no haya signos de abolladuras, ampollas, grietas o cortes en la goma. Es mejor reemplazarlos ahora si muestran signos evidentes de desgaste. Mientras lo hace, asegúrate de que todas las conexiones de las mangueras estén seguras.

Neumáticos

Asegúrese de que cada neumático esté a la presión recomendada por el fabricante del vehículo y no olvides revisar el de repuesto. No tiene que estar necesariamente pinchado el neumático para perder aire, ya que todos los neumáticos naturalmente pierden algo de aire con el tiempo. De hecho, el inflado insuficiente es la principal causa de daños en los neumáticos, por lo que debemos estar atentos a la hora de inflarlos a la presión correcta.

Se recomienda revisar los neumáticos al menos una vez al mes y antes de viajes largos en automóvil y examinar la banda de rodadura.

Si descubre daños en los neumáticos, lleve su vehículo a un especialista en neumáticos.

Sistema de refrigeración

Es necesario controlar que el vehículo tenga suficiente refrigerante y que cumpla con las especificaciones del fabricante. Debes revisar el sistema de enfriamiento en busca de fugas, probar el refrigerante y drenar o reemplazar el refrigerante viejo según sea necesario.

Líquidos

Revisa periódicamente el nivel de aceite de tu vehículo. Al igual que con el refrigerante, si está cerca el momento de cambiar el aceite, es un buen momento para hacerlo. También es importante comprobar también los niveles de líquido de:

-Dirección asistida

-Transmisión automática o embrague

-Frenos

-Sistema de lavado de parabrisas

Si ves algún signo de fuga de líquido, lleve su vehículo a servicio.

Batería

Revisa la batería y el sistema de carga, y realiza las reparaciones o los reemplazos necesarios. En vehículos híbridos, procura mantener carburante en el tanque para apoyar así al motor eléctrico.

Frenos

En los frenos se produce bastante calor debido a la fricción, aunque el aire los enfría si no los forzamos. En verano, el aire caliente complica esta refrigeración, por lo que hay que revisar las pastillas y los discos para comprobar su estado.

Unas pastillas muy gastadas pueden llegar a deformar los discos por el calor, provocando una avería de mayor cuantía a la que hacer frente.

Limpiaparabrisas

Aunque parezca que en verano son inservibles, todos sabemos el peligro que tienen las tormentas veraniegas, por lo que son importantes para mantener las lunas limpias y evitar el resplandecimiento que produce la suciedad en ellas ante el sol, además, al igual que las correas de goma y las mangueras, las escobillas limpiaparabrisas son vulnerables al calor del verano.

Una vez tenemos todos estos puntos del coche controlados, es necesario que pongamos de nuestra parte y sigamos los siguientes tips:

Planifica descansos de 20 minutos cada dos horas de viaje.

Es muy importante para reducir el cansancio, que además en verano aumenta debido al calor, produciendo una mayor somnolescencia.

Conduzca siempre con agua para mantenerte hidratado en todo momento

Conducir con agua es importante durante todo el año, pero especialmente en verano para mantener el cuerpo hidratado

Trata de aparcar en un lugar a la sombra

A todos nos ha pasado alguna vez que hemos aparcado en un lugar sin sombra y cuando vamos a cogerlo de nuevo se encuentra a unas temperaturas muy elevadas

Evita las comidas copiosas justo antes de realizar un viaje

Estas comidas nos hacen más pesados los viajes debido a que la conducción mientras hacemos la digestión nos puede producir somnolencia disminuyendo el rendimiento físico e intelectual.

Planifica la ruta de forma adecuada

La no planificación de la ruta nos puede hacer los viajes más largos de lo necesario, haciéndonos recorrer kilómetros innecesarios y aumentando el gasto además del cansancio.

 

 


Abrir chat