Noticias archivos - SEAS 24 horas

top-view-parking-lot-with-parked-trucks-2021-12-09-21-04-13-utc-1200x800.jpg

La difícil situación que pasa nuestro sector

 

No es el mejor momento el que estamos pasando los camioneros, viendo cómo el precio del combustible aumenta exponencialmente, destrozando los presupuestos calculados y elevando el coste de llenar el depósito hasta en 300€ en cuestión de dos semanas. Una subida para la que no tenemos expectativas de que finalice pronto.

 

¿Cómo hemos llegado a este punto?

No es algo nuevo que el precio del combustible se incremente, ya que lo lleva haciendo desde el año 2020; pasando en valores medios anuales a costar una media de 30 céntimos más por litro en el año siguiente y disparándose en lo que llevamos de 2022 a niveles inverosímiles por el conflicto entre Ucrania y Rusia.

Está claro que es un problema que afecta a todos, ya que la mayoría de las personas tienen que coger el coche a diario ya sea para ir a trabajar, para hacer la compra o para recoger a los hijos del colegio, entre otras mil situaciones.

Sin embargo, en el caso de los camioneros está claro que nos toca más que a nadie ya que el combustible es lo que alimenta a nuestra principal herramienta de trabajo y que nos permite realizar nuestra labor correctamente, por lo que nos supone unos costes que no tenemos más que acatar; ya que no tenemos opción de coger el autobús, de ir andando al trabajo o en bicicleta, por lo que supone un coste que en muchos casos llega a ser superior al margen que tenemos de beneficio produciéndonos pérdidas.

Esto se suma a otras situaciones que se llevan reivindicando desde antes como la prohibición de la carga y descarga por parte de los conductores y la limitación de una hora como duración máxima desde la pactada, o la posibilidad de que los conductores profesionales se jubilen a los 60 años como está establecido en otras profesiones catalogadas de alto riesgo como la nuestra.

Es por estos motivos por los que la Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte convocó una huelga para que comenzase el pasado lunes 14 de marzo, pero que no contó con el apoyo del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), ni la Conferación Española de Transporte de Mercancías (CETM), ni de la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer).

 

 

 

 

La importancia de nuestro sector en la economía española

 

A nivel europeo, se estima que el transporte por carretera mueve el 70% de las mercancías, mientras que en España este porcentaje asciende incluso hasta el 90% aproximadamente, lo que deja más que clara la importancia que tiene un sector que abarca tal cantidad y variedad de mercancías. También se debe al hecho de que prácticamente todas las mercancías que se mueven en otro tipo de transportes, en algún que otro momento han de pasar por carretera.

Además, debemos entender que vivimos en una economía globalizada en la que consumimos todo tipo de productos independientemente del país de procedencia, hoy en día es posible transportar productos de cualquier parte del mundo a nuestro país y disfrutar de una variedad que hace un tiempo no tan grande no nos hubiéramos esperado.

Al igual que pasa en España, que contamos con productos de gran calidad y que estos avances en el transporte nos permiten distribuir nuestro producto a todos los rincones de nuestro país y exportar al exterior generando unos beneficios a los que sin estos avances no podríamos acceder.

Más aún con la tendencia ascendente de los últimos años hacia la compra online que con la aparición del Covid-19 y lo que la pandemia supuso, la compra por internet ya se ha convertido en una realidad más que palpable y que ha dado además un claro empujón a la venta minorista, apoyada directamente en las empresas de distribución que llevan el producto desde los almacenes a las casas de los consumidores en intervalos de tiempo más que sorprendentes.

 

Perspectivas de futuro

 

Como vemos, la sociedad en la que vivimos es cada vez más globalizada y consume más y más vía internet, por lo que se espera que el sector del transporte vaya tomando aún más importancia para sostener este sistema de vida en el que podemos disfrutar todo tipo de productos y servicios simplemente haciendo una serie de clicks o arrastrando nuestro dedo por la pantalla de un Smartphone.

Es por ello que llegar a un punto de acuerdo es necesario para todos, para los que trabajamos en este sector, que somos más de 800.000 personas con nuestras respectivas familias, para los que necesitan transportar sus productos o servicios para ser vendidos y para los que adquieren estos productos que, como ya hemos visto, somos cada vez más personas.


q.jpg

A pesar de que las mujeres representan un 45 % del total de los trabajadores de la Unión Europea, en algunos sectores esta representación es escasa.

Es el caso del sector del transporte, en el que el porcentaje de empleos que son ocupados por trabajadoras constituye poco más del 10 %. La media europea se sitúa un poco por encima, alcanzando los 22 puntos porcentuales.

Sin embargo, este porcentaje aún está lejos del deseado. Las causas son variadas y pueden ser solucionadas tomando medidas en las empresas que hagan que estas se puedan beneficiar de todas las ventajas de contar con hombres y mujeres en el sector.

Causas de la mayoría masculina en el transporte

Aunque muchas mujeres pueden tener interés en incorporarse a un puesto de trabajo del sector del transporte, muchas de ellas lo rechazan por encontrarse ciertas barreras a las que no quieren o no pueden enfrentarse. Algunas de ellas son:

  • Estereotipos de género. Ciertos empleos, como el de los camioneros, aún se perciben como “trabajos de hombre”, por lo que son rechazados por el género opuesto.
  • Discriminación de género. En relación con el punto anterior, las mujeres sufren una discriminación a la hora de ser contratadas para este tipo de puestos de trabajo, siendo preferentemente seleccionados los hombres.
  • Cultura de trabajo. Ciertas costumbres de la empresa pueden estar motivadas por la mayoría masculina que trabaja en ellas y no encajar con el personal femenino.
  • Seguridad. Los conductores de camiones habitualmente trabajan solos y tienen que pernoctar o pasar horas nocturnas en áreas de descanso, lo que puede ser percibido como algo peligroso.
  • Conciliación de la vida laboral y familiar. Los horarios de transporte son muy amplios, conllevando en muchos casos trabajar tardes, noches y fines de semana.
  • Acoso sexual. Aunque no se da en todos los casos, pueden ocurrir este tipo de situaciones.
  • Brecha salarial. Existe una diferencia entre hombres y mujeres en cuanto al salario percibido por la realización de las mismas funciones.

Las mujeres que trabajan en el sector del transporte se han referido a estos problemas como los principales obstáculos para la incorporación de mujeres a puestos dentro de este sector principalmente masculino. Sin embargo, con algunas medidas pueden evitarse estos problemas y hacer que haya más mujeres en las empresas de transporte.

Medidas para la incorporación de mujeres al sector

Desde Europa ven fundamental que el sector del transporte deje de estar formado fundamentalmente por hombres. Ven importante llevar a cabo algunos cambios en las empresas que lo forman:

  • Ofrecer modalidades de trabajo flexible.
  • Equipamiento y herramientas que puedan ser usadas por hombres y mujeres.
  • Empresas más modernas.
  • Impulsar la conciencia de género para eliminar las desigualdades y estereotipos tradicionales.
  • Desarrollar una política de inserción, capacitación profesional y desarrollo.
  • Garantizar la seguridad y salud en el trabajo y transmitir esta garantía.

Con estas medidas se puede ayudar a que las mujeres consideren el sector del transporte como un sector atractivo que les brinda buenas oportunidades de trabajo, desarrollo y evolución profesional en un marco de conciliación y seguridad.

Beneficios de la diversificación de género en el sector del transporte

Sin duda, el sector del transporte se beneficiaría con la incorporación de más mujeres que desarrollen sus funciones en puestos de trabajo dentro del sector. Algunas de las ventajas son:

  • Rapidez y mejora en la cobertura de vacantes, puesto que habría más candidatos dispuestos a ocuparlos.
  • Atracción de más talentos.
  • La estabilidad en los empleos y empleados aumenta.
  • La imagen pública del sector mejoraría, estando acorde con los pensamientos y directrices de la sociedad actual.
  • La satisfacción de los clientes mejoraría, al ser atendidos por personas más eficientes y talentosas.
  • Al aumentar la diversidad en el lugar de trabajo también se incrementa la creatividad y la innovación.
  • Mejora el ambiente de trabajo mediante el espíritu de equipo.
  • Los empleados estarán más satisfechos al sentir que en su empresa y su equipo de trabajo son inclusivos.
  • Mejoraría la seguridad y descenderán los accidentes.

Estos beneficios del aumento de la participación en el sector puede conllevar la mejora en las empresas y en todo el tejido empresarial en general. De hecho, en empresas jóvenes y de base tecnológica lo están teniendo muy en cuenta, produciéndose un cambio que puede ser la semilla que elimine barreras y consiga una representación más amplia de las mujeres en el transporte.

 

Como vemos, las mujeres aún están lejos de tener una representación significativa en el sector del transporte. Esto es así porque aún existen estereotipos y discriminación por motivo del género, falta de seguridad y conciliación o diferencias entre los salarios de hombres y mujeres. Para solucionar esto se debería ofrecer flexibilidad, herramientas adaptadas a todos, garantía de la seguridad y la salud y posibilidades de desarrollo. Así se conseguiría obtener beneficios como mayor captación de talentos, mejor cobertura de vacantes, mejora de la imagen pública y del ambiente de trabajo y aumento de la creatividad e innovación en las empresas.


inflacion.jpg

Cuesta enfrentarse a los periódicos o a las noticias en radio, televisión e Internet estos días. A la problemática causada por la covid-19, los cierres, las limitaciones, etc. se unen otros asuntos de significativa gravedad. Uno de los más importantes en las últimas semanas está relacionado con la escasez de material.

Todo el mundo ha oído que el planeta se enfrenta a una situación de escasez de materiales inédita. Desde alimentos hasta elementos para la construcción, pasando por otras cosas como neumáticos, piezas de recambio de automóviles, etc.

¿A qué se debe esta escasez de material? Y, sobre todo, ¿qué consecuencias tiene para el día a día? Conocer el asunto en profundidad es complejo y no resulta sencillo obtener una visión panorámica de todo el escenario, pero sí hay algunas pistas que pueden ayudar a comprender un poco lo que está pasando.

La llamada crisis de suministros está siendo, según los expertos, tan grave como la famosa gran depresión americana de 1929. No hay materias primas para la construcción o las fábricas, los pedidos de las empresas y de los proveedores tardan semanas en llegar a su destino, y esto está teniendo consecuencias fatales para toda la industria.

La inflación: el gran problema

Más allá del problema de que sin materiales no se puede trabajar, hay una situación que es todavía más compleja: ante la escasez de materiales, la demanda aumenta y, con ella, los precios.

La actual crisis de escasez de material está desembocando en una inflación sin precedentes de los precios de materiales como el caucho, el cemento, la madera y otro gran número de materiales como el acero, el hierro o el cristal.

No saber cuándo van a llegar los elementos y en qué cantidad hace, además, que esta inflación esté completamente descontrolada: no se puede saber si el precio aumentará un 20 % respecto a lo habitual o si, por el contrario, el comprador de las materias primas tendrá que asumir un sobrecoste del 250%, como ha llegado a pasar con la madera o el caucho con el que se fabrican los neumáticos.

 

Soluciones al gran problema de la falta de materiales

Para personas poco relacionadas con el mundo empresarial y de las fábricas y la producción en serie, la falta de materiales puede no tener relación directa con el día a día. Sin embargo, este es un pensamiento completamente equivocado: si no se pueden fabricar neumáticos no solo se venderá más caros, sino que incluso habrá gente que necesite ruedas de repuesto y no pueda hacerse con ellas en un largo tiempo.

La cadena de necesidades irá así creciendo como una bola de nieve: al no tener ruedas de repuesto, ante pinchazos o cuando reviente una rueda, no se podrá solucionar de inmediato.

Afortunadamente, en estos casos siempre se podrá utilizar el servicio de asistencia en carretera para poder llevar el coche a reparar en cuanto sea posible, pero se estará asumiendo un sobrecoste poco apto para los bolsillos de la mayoría de los ciudadanos.

 

Los combustibles: otro gran problema

Continuando en el sector de los transportes, otra pista de la gran inflación que se está viviendo por la escasez de recursos y la inminente grave crisis que se va a vivir está en las Estaciones de Servicio.

 

Solo basta mirar el panel de precios de los combustibles para darse cuenta de que algo no marcha bien: los costes de llenar el depósito se han multiplicado con amplios márgenes en los últimos meses.

Desde agosto del 2021, el coste de llenar el depósito solo ha ido en ascenso, con un par de periodos valle apenas perceptibles y una pequeña bajada en la última semana de noviembre.

Esto afecta de una manera directa tanto a las economías familiares como al apartado de gastos de las grandes empresas, que deben ahora invertir más en sus vehículos corporativos o camiones y furgonetas de transporte de materiales.

 

Imaginemos como puede esto afectar al desarrollo de la incipiente industria del “coche eléctrico” cuando la experiencia nos dice que la popularización de los nuevos medios incrementa los precios al aumentar la cantidad demandada.

 

Se nos ocurra una pregunta ¿Será la segunda vida de la denostada producción de electricidad nuclear la necesaria vuelta al “status quo” de los precios de los carburantes?

No es un problema transitorio

Las altas esferas económicas del planeta, tras un estudio pormenorizado de la situación, han considerado que la inflación actual no es un problema relativamente temporal. Para los economistas, la actual inflación no va a reducirse de manera rápida en unos meses, sino que su descenso será progresivo y apenas supondrá un alivio para las familias a medio plazo.

Esto supone nuevos retos para empresas y población, que deberán aprender a convivir con esta subida de precios y la evidente escasez de materiales de todo tipo que amenaza con afectar a todas las facetas y escenarios del día a día.

 

Sin duda, nos encontramos ante una situación inédita que demuestra la fragilidad del sistema socioeconómico en el que vivimos y que invita a buscar soluciones imaginativas, además de a dedicar parte de los ingresos tanto empresariales como personales al ahorro para poder afrontar pagos inesperados que puedan surgir en momentos inesperados.


ff.jpg

El transporte de mercancías se sigue realizando en gran medida gracias a los camiones en sus desplazamientos por carreteras y autopistas. Es algo que sigue ocurriendo no solo en España, sino en el resto del mundo desarrollado. Pero el transporte por carretera se está enfrentando a un reto muy importante que se ha acentuado en los últimos años, como es la falta de camioneros.

Se estima que más del 70 % de los camioneros españoles tiene más de 40 años y que al menos un tercio del total se va a jubilar en la próxima década. La falta de relevo generacional está provocando que muchas empresas de transportes encuentren grandes dificultades para encontrar personal para hacer sus repartos y envíos, tanto nacionales como internacionales.

Una situación similar a nivel mundial

La situación es similar en otros países de nuestro entorno. En Alemania están buscando camioneros a través de la red EURES con sueldos que superan los 4000 euros al mes. El Reino Unido, uno de los países más afectados por las consecuencias del Brexit, está emitiendo miles de visados de emergencia para atraer camioneros del extranjero que vayan a trabajar al país, donde supermercados y gasolineras se encuentran bastante desabastecidos.

En los Estados Unidos la situación no es muy distinta de la europea. En el país norteamericano, según Bloomberg, la escasez de camioneros se ha acentuado con la pandemia. Ello está provocando retrasos en las entregas, retrasos en el despegue de aviones por falta de combustible o incrementos de precios por culpa de los retrasos en las entregas.

¿Puede ocurrir una crisis de suministro?

El alarmante déficit de camioneros y transportistas puede provocar una crisis de suministro de importante gravedad en toda Europa, y España no es capa a esta situación. El sector del transporte por carretera lleva más de una década lanzando avisos sobre el problema que se avecina, pero hasta el momento nadie ha ofrecido soluciones efectivas para remediarlo.

En Seas24H tratamos a diario con camioneros y transportistas y nos trasladan sus impresiones del sector, que van en esta línea que estamos anunciando. La pandemia, que ha provocado que muchos camioneros de Europa del Este hayan regresado a sus países; y el auge del e-commerce, que ha provocado una mayor necesidad de repartos, está poniendo en jaque al sector del transporte.

La Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC) afirma que si la falta de conductores en España continúa acentuándose se avecina un problema que puede afectar a la competitividad de la economía y al suministro de bienes de consumo básicos para los ciudadanos.

Esta asociación propone una reducción de la excesiva burocracia en el sector, así como facilitar el acceso a la profesión a jóvenes interesados a través de una formación reglada como Formación Profesional o facilitando el acceso al estudio para conseguir la licencia de conducción de camiones de gran tamaño cuyo coste puede llegar hasta los 6000 euros.

En España, la brecha entre la demanda de camioneros y los camioneros que buscan empleo se ha acentuado este año un 150 %. Más del 20 % de las ofertas de empleo para camioneros se encuentran sin cubrir y, las que lo hacen, pueden tardar meses en encontrar un camionero que acepte el empleo.

Un déficit de 15 000 transportistas en España

Los expertos alertan de que en España el déficit de transportistas supera ya los 15 000 profesionales, una cifra que irá en aumento si no se toma medidas para el sector. Faltan sobre todo conductores de tráileres, de mercancías peligrosas, camiones de obra, megatrucks y conductores para furgonetas de reparto.

El sector del transporte, tal y como se afirma desde la Organización Empresarial de Logística y Transporte (UNO), urge a tomar medidas, especialmente para emplear a jóvenes de nuestro país, que tienen una tasa de desempleo del 38 %, la más elevada de la Unión Europea. Además alertan de que España, que se ha convertido en una potencia exportadora, puede sufrir daños irreparables a su economía.

El 66 % de las mercancías que exportamos van en camiones, lo que puede perjudicar a miles de empresas de todos los sectores. El rango de edad de las plantillas de camioneros es alarmante. En algunas empresas con cientos de conductores no hay ninguno por debajo de los 25 años de edad y la media de edad en algunos casos llega hasta los 50 años. En 5 – 10 años esto puede provocar una hecatombe en muchas empresas del sector.

Detrás de las posibles causas de este déficit de camioneros los profesionales del sector ofrecen dos respuestas. Por un lado, se trata de un trabajo poco atractivo para los jóvenes, que no quieren pasar largas jornadas y semanas fuera de casa metidos en un camión. Y, por otro lado, los bajos salarios que muchas empresas ofrecen a los conductores, que puede ser similar a otros puestos de trabajos que no necesitan estar fuera de casa ni expuestos constantemente en la carretera.


Abrir chat